La CSI ejerce presión sobre Deutsche Telekom/T-Mobile en favor de los derechos de los trabajadores

World Trade Union Body to Press Deutsche Telekom/T-Mobile on Employee Rights
21 February 2011: El movimiento sindical internacional ha lanzado una campaña mundial para que el gigante alemán de las telecomunicaciones, Deutsche Telekom, ponga fin a la discriminación antisindical y permita a los trabajadores sindicalizarse en su filial estadounidense, T-Mobile EE.UU., a raíz de una decisión del Consejo General de la CSI hoy en Bruselas. La decisión se produce después de reiteradas negativas de parte de la empresa matriz alemana para poner alto a la campaña antisindical que libra T-Mobile EE.UU.

“Esperamos más de Deutsche Telekom”, afirmó la Secretaria General de la CSI, Sharan Burrow. “Con operaciones en 50 países, la empresa ha establecido relaciones sindicales con gran parte de sus trabajadores. Sin embargo, en los EE.UU., en particular, la empresa incumple flagrantemente su responsabilidad de mostrarse neutral ante los sindicatos, y trata de mantenerlos lejos de sus lugares de trabajo. Simplemente estamos pidiendo a Deutsche Telekom que respete los derechos fundamentales de todos los que trabajan para ella en el mundo entero, de conformidad con las normas jurídicas internacionales”.

Entre las maniobras utilizadas por T-Mobile para impedir que sus empleados se afilien a sus sindicatos se incluye la contratación de especialistas rompesindicatos en EE.UU., y el pasado mes de septiembre se revelaron, en un informe especial publicado por Human Rights Watch, los detalles de su campaña antisindical. El informe de 130 páginas “... detalla la forma en que algunas empresas multinacionales europeas han llevado a cabo campañas agresivas para impedir a los trabajadores de los Estados Unidos la organización y la negociación colectiva, violando las normas internacionales y, a menudo, las leyes laborales estadounidenses”, según la ONG internacional defensora de los derechos humanos.

Michael Sommer, Presidente de la central sindical alemana DGB y de la CSI, señaló que “se ha pedido repetidamente y a su más alto nivel, que Deutsche Telekom haga que T-Mobile EE.UU. respete los valores alemanes, pero todavía no lo ha hecho. En lo que respecta a las relaciones laborales, deben aplicarse en todos los países las mismas normas mundiales que se aplican en la empresa madre en Alemania. Por tanto, vamos a centrar nuestra atención y poner en primer plano este aspecto inaceptable de las actividades de la empresa en los EE.UU.”.

Según Philip Jennings, Secretario General de UNI, miembro de la Agrupación Global Unions, que representa a los trabajadores en los sindicatos de telecomunicaciones en todo el mundo, “Deutsche Telekom podría mejorar radicalmente su reputación internacional solamente con garantizar que se respeten los derechos humanos fundamentales de sus empleados en todas partes. Vamos a seguir recordándoselo a la empresa hasta que no actúe responsablemente en todas sus filiales. Deutsche Telekom deberá firmar un convenio mundial que garantice los derechos de libertad sindical y de negociación colectiva para todos sus empleados en todos los países del mundo donde opere”.